De terremotos y amores

15/01/2009 § 10 comentarios

13 de enero, 11:35 am,un joven disfrutaba de la mañana jugando con su Gameboy la ultima prueba del juego Pokemon, alguna de tantas versiones, listo para ‘toparlo’; de repente y en cuestión de milésimas de segundo, oye una parvada de pericos que vuela de la hacienda frente a su casa, se apaga el Gameboy (conectado a la red eléctrica por que no tenia para baterías), el suelo se sacude, busca algún camión que pase por enfrente cuando de pronto… Una tremenda sacudida que casi bota unas plantitas que su madre había colgado en el jardín, su hermano dentro de la casa sostiene a la perrita, ambos asustados pues no se atreven a salir por los numerosos vidrios fijos que rodean la casa y parece que van a explotar.

Las cosas se detienen así como empezaron. Algunos de sus vecinos gritando y corriendo, tropezando entre ellos mismos. Los hermanos tratan de hablar a sus padres pero era imposible, las líneas estaban saturadas. Terremoto, 7.6 grados en escala de Ritcher. Miedo, nerviosismo, angustia, desesperación, impaciencia, etc.. La familia llega por poquitos, el joven consigue una radio de baterías mientras espera a su padre. Escucha algo trágico en la Colonia ‘Las Colinas’, nadie entiende lo que pasa, solo esperan estar juntos todos.

“Quiero ir a ayudar en algo. No, para que, te puede caer algo encima. Si pero tampoco quiero estar aquí como si nada. Pues no, aquí estás bien, además a que vas a ir?. No lo sé, a sacar tierra, trasladar a la gente, lo que sea. Nombre, te va a pasar algo. Aunque sea a la Cruz Roja pues, a donar sangre. Vaya pues, que joder, vas mañana.”

Banco de Sangre de la Cruz Roja Salvadoreña. Su primer donación. La Cruz Roja, nunca pensó entrar ahí. Un letrero que dice “Información para voluntarios”, Bueno, ya que esta ahí, pregunta y se compromete a hacer algo. Recibe y clasifica donaciones de particulares (ropa, alimentos, frazadas en general) da el mediodía y por la donación de sangre alguien le sugiere que mejor regrese al día siguiente. Martes, a cargar y descargar camiones. Miércoles, a Las Colinas, Entre tanta película de Hollywood esto le parece irreal. Tierra, Lodo, llantos, cadáveres, pedazos de cadáveres, una morgue improvisada, más llantos. el resto de la semana a diversas actividades, regresar a Las Colinas. Descansar al menos un día.

Lunes 22/ene/2001, Este llega a la Cruz Roja acompañado de varios amigos, con los que se aventuró la anterior semana, su misión: Llegar de nuevo a Las Colinas. Los planes cambian. ‘Van a irse para el Cafetalón a armar tiendas de campaña para el albergue, con los de Juventud’. (Juventud, y quienes son ellos?), en fin. ‘Hey, necesito algunos bichos para armar el Hospital Móvil en el San Rafael’. Ni pensarlo 2 veces, se sube al vehículo con un par de compañeros y se va. Un Hospital móvil que Caritas había traído después de ser usado en la Guerra Chechena-Rusa.

A media mañana, lo recibe un tal Leo y su novia Ivón. ¿Quien será esa chiquitina de ojitos pequeñitos? jaja se ve simpática, esas mechitas en su pelo, bonitos senos, lindas piernas, una boquita chiquita, lastima q está en el grupo de ‘las fresas’ y no bromea como él y sus amigos (hasta parece que le cae mal)…

'Las Colinas'

Comienzan las indicaciones. Como armar una tienda de campaña. El chavo no deja de ver a la chiquita que anda con la Jefa Ivón. En fin. Pasan los días, la amistad crece. Los juegos también. Algunos abrazos y la confianza gana terreno. Los celos por otros amigos interesados. Nace una historia. Es la introducción de una novela. Las replicas del Terremoto ya no son con epicentro entre las Placas de Cocos y la del Caribe sino dentro de su corazón. Las secuelas son Severas: Mas de 1,500 millones de dólares para El Salvador y para nuestro amigo un sin fin de risas y lagrimas, alegrías y tristezas, emociones firmes y encontradas, glorias y penas, compañía y soledad, certezas y errores. Una familia o lo que quede de ella.

8 años. 2920 días. mas de 70,000 horas. Las historias tienen un punto de partida y un punto de llegada. No todas las historias tienen un final feliz. Cada uno forma su destino, cada uno toma sus decisiones. No siempre correctas, no siempre pensadas, no siempre por orgullo ni siempre por venganza. Eso si, deben tomarse decisiones. Hay amigo! Toma lo que te corresponde, vive y deja vivir. Aprende y no vuelvas a hacer lo que hiciste y haz lo que omitiste. Recuerda que se peca de pensamiento, palabra, obra y omisión. Ponte el saco que te quede, no justifiques lo que hiciste ni cargues con culpas ajenas. No esperes otro terremoto para cambiar tu vida. Ya tuviste tu oportunidad y no la aprovechaste.

Dios bendiga a los afectados de los terremotos del 2001 y sus familiares. Dios nos dé la paciencia necesaria para encontrar el camino y la fuerza para aceptar el ‘destino’ que hemos decidido.

Anuncios

§ 10 respuestas a De terremotos y amores

  • Eve dice:

    Wow, que hermosa historia. ¿Es la tuya?
    Yo pertenezco a Cruz Roja Mexicana desde el 29 de junio de 2001, mis circunstancias fueron diferentes, pero coincido contigo que ser voluntario en CR es una gran experiencia de vida. Y se llega a amar a CR tanto que nunca logras sacarlas de tu corazón.

    En unas semanas iré a El Salvador, primero Dios, y espero poder pasar a saludar a los hermanos de CR Salvadoreña.

    Seamos todos hermanos.

    • elsum dice:

      Hola! una voluntaria de CR Mexicana wuju!!!!!!!!!!!
      Gracias por el comentario y pues si vienes por acá te espero con gusto para darte un paseo por la CR.

      Buen dia!

  • menochez dice:

    Ay amigo, los hilos de las historias que tenemos se entrecruzan en las formas mas inesperadas.
    Yo estuve en Las Colinas el dia 13 y 14, después un par de días en el Rosales para después regresar al Cafetalón en donde atendí 2 partos (bueno, uno y medio) en una de las tiendas que vos y tus amigos armaron y con un par de lámparas de mano como iluminación.
    Lo que si es que yo NO me enamoré de nadie en esos dias…en esos días yo me DESENAMORE de alguien.

  • […] Ahi viví muchas experiencias gratificantes y otras no-tanto mas, de lo que estoy seguro, es que cambió mi vida desde entonces. Pero hoy hablaré de algo que me sucediera el domingo por la […]

  • […] casi al centro del deslave. 2 días después estaba yo en la Cruz Roja donando sangre y comencé una nueva aventura, para bien o para […]

  • Clau dice:

    Qué bárbaro, no cualquiera.

    Realmente tenés un gran corazón y espíritu de servicio.

  • Hola! Soy voluntaria de la Crus Roja en Venezuela. Siempre me conmueven estas historias y ver cómo se puede ayudar a tanta gente con solo un poco de voluntad.. Este relato es un ejemplo a seguir…

  • helena dice:

    Hola no se como vine a dar a esta web me parece maravilloso lo que escribistes vale la pena decir k yo perdi a toda mi familia alli en las colinas nunca encontramos a ninguna por que hubo muy mala organizacion pero se que hubieron personas buenas y que ayudaron mucho aun me encantaria habalr con un sobreviviente de las colinas no tuve la oportunindad aun…… te felicito por tu relato muy hermoso 🙂 !!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo De terremotos y amores en Alter Ego!.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: