Déjà vécu

14/05/2009 § 1 comentario

Lunes. 5:30 pm, sabia que no debía pasar tras la llamada telefónica una hora antes, pero decidió hacerlo. Quiere demostrarle, con un detalle, que desea llevar las cosas en paz. Hace ratos que no lo hace, hace ratos que no la sorprende… esta es una buen oportunidad.

tarjeta-de-san-valentin Una tarjeta. Sencillo y lindo (y barato). Se encarrila a su casa. Llega rápido. Luces encendidas. A llegado antes de lo que él esperaba. ¿Qué hago? –pensó- La paso bajo la puerta o la sorprendo entregándola en sus manos? Se acerca a la ventana, ve sombras que entran y salen de la habitación, no esta sola?!?! creyó que era su imaginación. Tomó aire, se paró firme en la puerta y tocó.

Sorpresa! ahí estaba… Guapa, Fresca, sonriente y cierto, no estaba sola. Había cambiado su atuendo de oficina por el de casa (necesitó ayuda?) De alguna forma recuerda, parafraseando, a Facundo Cabral: ahí esta la mujer que desea con el hombre que ella a elegido!

Dice Hola! con el nudo en la garganta más grande en su historia. Sus piernas tiemblan. Salió el tiro por la culata. Trata de inmutarse, controlar la situación, ríe de nervios mas no se siente presionado. Se sorprende de su actitud. Aprueba el test de amigo celoso sin derecho. Trata de creer, de confiar, de hacerse el ciego esperando no pasar de comprensivo a idiota. perdonSe hace la victima (con algunos funciona) pero teme que ‘tanto vaya el cántaro al rio, que termine rompiéndose’.

Pide las disculpas del caso por interrumpir. Levanta la cara, ríe de nuevo, sus piernas se despegaron del suelo y están mas firmes. Se despide, entrega el regalito y se marcha. Que sucederá esa noche?, nadie lo sabrá, solo procura no pensar en ello.

Un par de días después. Quiere repetir la hazaña. Llega de noche. Una nueva sorpresa. Sonríe frente a la puerta, golpea sus mejías par no tener peor cara de tonto al aparecer tan tarde en su casa. Escucha los comentarios, una risa que no esperaba. Déjà vu, Déjà vécu. De nuevo, no puede ser. Es incisivo este muchacho. Tan tarde era que de seguro se quedaría, porque arruinar el momento? Estaba por repetirse la escena. Desiste.

Tercer round. Esta vez madruga a su casa. Iba decidido a confesar lo que siente, lo que ofrece y lo que quiere. La noche anterior discutieron, ella justifica lo que hace, él ruega por una oportunidad. Se acerca, mira la casa, duda, y si esta ahí de nuevo? y si salen juntos a tomar el autobús? Sería demasiado. Es cobarde y detiene el paso. Desaparece del lugar. Tiene muchas cosas por decir… pero no es el momento.

luna llena - arbol “No estás deprimido, estás distraído, por eso crees que perdiste algo, lo que es imposible, porque todo te fue dado. No hiciste ni un sólo pelo de tu cabeza por lo tanto no puedes ser dueño de nada. Además la vida no te quita cosas, te libera de cosas. Te aliviana para que vueles más alto, para que alcances la plenitud.” Facundo Cabral

Anuncios

§ Una respuesta a Déjà vécu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Déjà vécu en Alter Ego!.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: