Ella

30/04/2016 § Deja un comentario

Al despertar, ella nunca estuvo ahí.

Anuncios

Corro

03/10/2015 § Deja un comentario

Corro. Corro contra el tiempo y contra mí.
Corro para alejarme de mi pasado, para esconderme de mi futuro, para no llorar, para que no me vean llorando.
Corro porque estoy solo, porque tengo miedo, porque no doy explicaciones, porque no sé que hacer.
Corro para que el tiempo se detenga, para que el cansansio disimule mi frustración, para que la música calle las voces en mi cabeza, para que el dolor de piernas cubra el del corazón.
Corro. Corro esperando el momento, porque el destino es más veloz que yo.

Democracia

01/12/2014 § Deja un comentario

Hacer el amor es el acto de democracia por excelencia: goza tanto el de arriba como el de abajo.

Mil y un maneras de saludarle

02/09/2013 § Deja un comentario

Y Ahí estaba. Un pop up del Messenger le dijo, ‘he aquí’.

Sonrió. Miró su foto detenidamente esos 3 segundos que se mantuvo en la pantalla. Suspiró.

Abrió el chat. Buscó su nombre. Abrió una ventana y le escribió.

“Hola!”… no, muy simple.

“que ondas!”… no, muy calle.

“Y ese milagro?”… no, muy cliché.

“Que linda estás!. Tanto como seguís viviendo en mi cabeza. Te he extrañado, no hay noche en que me acueste sin enviarte un ‘buenas noches’ antes de dormir. Me haces tanta falta y es que, sigo tan enamorado de vos”… no, muy sincero.

Le escribió mil y un maneras de saludarla y las borró mil y una veces. Cerró la ventana. Ella seguía ahí; sonriente y linda como siempre. Como la recordaba, como siempre la recordará.

¿porqué?

11/02/2013 § 5 comentarios

Salimos un domingo al mediodía a almorzar, celebramos con los niños el cumple de mi esposa. La pasamos genial y regresamos avanzada La tarde.
Noté a una chera, unos 16 quizá, estaba sentada en la entrada del pasaje antes del nuestro. No la reconocí, pero me dió igual y seguimos hasta la casa. Salimos rápido a casa de mis padres pues aún faltaban sorpresas para mi esposa y, resulta, que la chera aquella ahora estaba en la entrada de mi pasaje. Raro.
Un pastel sorpresa, una fiesta sencilla y de regreso a casa. Mi madre iba a misa y nosotros a descansar. Más tarde, antes de dormir, me llama mi madre comentando lo raro de la chava que, segun ellos, estaba en esa zonde desde antes del mediodia. “Deberíamos preguntarle si ya comió o almenos ofrecrele agua”, comenté, pero se rieron y me regañaron. “Ve, si algo pasa más que me va a quedar en la consciencia”, concluí.

Días después, me sorprende una noticia. Encontraron a una chera muerta en una barranca cerca de la colonia. Me invadieron los escalofríos, era ella. Nadie sabe que pasó, nadie la vió, nadie la conocía. Simplemente apareció muerta de manera brutal, según dijeron los policías.

Como suele suceder, todo quedó en el olvido pronto. Las cosas siguieron igual en casa, o casi igual. De repente me agarró aquella sensación que alguien me veía, que alguien me seguía. Un par de veces, al volver a ver hacia las habitaciones, me parecía ver que alguien entraba. Pilas de uno de tanto ver tele. Poco a poco se hizo constante. Empecé a encontrar las cosas en lugares diferentes. Otras personas en la casa comentaban que sentían que algo raro estaba pasando. Nadie lo quería aceptar, pero empezabamos a asustarnos.

Hasta que un día vi que entró alguien a la habitación principal. Le hablé a mi esposa pues era la única que estaba conmigo dentro e la casa aparte de la nena, que dormía en esa habitación en ese momento; pero no, no había nadie más que la nena dormida. Había un aire frio circulando en ese cuarto y podía escucharse una respiración profunda y agitada que  venía quien sabe de donde. Fué cuando una voz aguda, pero áspera, dijo: “¿porqué?”. El cuerpo se me congeló. No podía ver hacia atras, me paralicé. Apenas había luz en la habitación, comenzaba a caer la noche y la poca luz de sol que entraba por la ventana me mostró una silueta en una esquina, junto al armario. Era una figura delgada, sucia, pelo largo y enrredado que cubría su cara.

Lloraba y balbuceaba. Caminó hacia la nena y quería ordenarle para que se detuviera pero mi cuerpo no respondía. De alguna manera, grité: “¡Que putas querés con ella! ¡no te le acerqués!”. De un salto apareció frente a mi. Me miraba directo a los ojos. Si, era la chera que murió unos días antes y que estuvo cerca de mi casa.

the grudgePudiste hacer algo -dijo- podías hacer algo…
¿Que podía hacer? -respondí- yo que sabía…
AAAAHHHHHHHH!!!!!! gritó tapándose los oidos y poniéndose de cuclillas.

La nena se despertó, comenzó a moverse. Yo, me cagaba moría del miedo. Se levantó y caminó a la orilla de la cama. Miró a la nena fijamente. Yo quería detenerla, intentaba de mil y un maneras de pedir ayuda y de gritar nuevamente, todo en vano. Pero ella me entendía, lo sé. Parecía que sabía lo que quería decir aun cuando solo lo pensaba.

– ¿porqué?
– No la toqués
– ¿porqué?
– nunca pensé que algo podría pasarte, fue sin querer
– ocuparé su lugar
– ¡¡¡DEJALA EN PAZ!!!
– un cuerpo por otro cuerpo
– ¡no la toqués! ¡no la toqués!…

Yo lloraba. Ella se subió a la cama, susurraba y maldecía. Se acercó a la nena y justo cuando iba a agarrarla, la nena lloró. La cosa esa saltó hacia la pared, se retorcía y buscaba donde esconderse. Yo caí de rodillas en el piso y de alguna manera llegué hasta a la cama. Tomé a la nena, la abracé fuerte y no se si rezaba, si le decía que la iba a cuidar, si pedía ayuda, si le gritaba a eso que se fuera y nos dejara en paz, si hacía todas al mismo tiempo.

Mi corazón casi estallaba, respiraba como si había corrido una maratón. Lloraba y le cantaba algo que no recuerdo a la nena para que se calmara. Le besé la frente y, entonces, una mano tocó mi hombro. ¡mierda!, exclamé.

Papá, ¿podemos salir con la bici un rato?

Mi hijo quería jugar con sus primos. “perate, ya salgo“, respondí. Él, fue por la bicicleta; yo, me levaté de la cama con aquella sensación de no saber si estaba despierto o dormido. Si acababa de salir de unapesadilla o si acababa de entrar a un sueño diferente. No se que sucedió. No se si sucedió. No se porque quiero escribir este post. No se siquiera si escribí este post.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Catarsis en Alter Ego!.

A %d blogueros les gusta esto: