¿porqué?

11/02/2013 § 5 comentarios

Salimos un domingo al mediodía a almorzar, celebramos con los niños el cumple de mi esposa. La pasamos genial y regresamos avanzada La tarde.
Noté a una chera, unos 16 quizá, estaba sentada en la entrada del pasaje antes del nuestro. No la reconocí, pero me dió igual y seguimos hasta la casa. Salimos rápido a casa de mis padres pues aún faltaban sorpresas para mi esposa y, resulta, que la chera aquella ahora estaba en la entrada de mi pasaje. Raro.
Un pastel sorpresa, una fiesta sencilla y de regreso a casa. Mi madre iba a misa y nosotros a descansar. Más tarde, antes de dormir, me llama mi madre comentando lo raro de la chava que, segun ellos, estaba en esa zonde desde antes del mediodia. “Deberíamos preguntarle si ya comió o almenos ofrecrele agua”, comenté, pero se rieron y me regañaron. “Ve, si algo pasa más que me va a quedar en la consciencia”, concluí.

Días después, me sorprende una noticia. Encontraron a una chera muerta en una barranca cerca de la colonia. Me invadieron los escalofríos, era ella. Nadie sabe que pasó, nadie la vió, nadie la conocía. Simplemente apareció muerta de manera brutal, según dijeron los policías.

Como suele suceder, todo quedó en el olvido pronto. Las cosas siguieron igual en casa, o casi igual. De repente me agarró aquella sensación que alguien me veía, que alguien me seguía. Un par de veces, al volver a ver hacia las habitaciones, me parecía ver que alguien entraba. Pilas de uno de tanto ver tele. Poco a poco se hizo constante. Empecé a encontrar las cosas en lugares diferentes. Otras personas en la casa comentaban que sentían que algo raro estaba pasando. Nadie lo quería aceptar, pero empezabamos a asustarnos.

Hasta que un día vi que entró alguien a la habitación principal. Le hablé a mi esposa pues era la única que estaba conmigo dentro e la casa aparte de la nena, que dormía en esa habitación en ese momento; pero no, no había nadie más que la nena dormida. Había un aire frio circulando en ese cuarto y podía escucharse una respiración profunda y agitada que  venía quien sabe de donde. Fué cuando una voz aguda, pero áspera, dijo: “¿porqué?”. El cuerpo se me congeló. No podía ver hacia atras, me paralicé. Apenas había luz en la habitación, comenzaba a caer la noche y la poca luz de sol que entraba por la ventana me mostró una silueta en una esquina, junto al armario. Era una figura delgada, sucia, pelo largo y enrredado que cubría su cara.

Lloraba y balbuceaba. Caminó hacia la nena y quería ordenarle para que se detuviera pero mi cuerpo no respondía. De alguna manera, grité: “¡Que putas querés con ella! ¡no te le acerqués!”. De un salto apareció frente a mi. Me miraba directo a los ojos. Si, era la chera que murió unos días antes y que estuvo cerca de mi casa.

the grudgePudiste hacer algo -dijo- podías hacer algo…
¿Que podía hacer? -respondí- yo que sabía…
AAAAHHHHHHHH!!!!!! gritó tapándose los oidos y poniéndose de cuclillas.

La nena se despertó, comenzó a moverse. Yo, me cagaba moría del miedo. Se levantó y caminó a la orilla de la cama. Miró a la nena fijamente. Yo quería detenerla, intentaba de mil y un maneras de pedir ayuda y de gritar nuevamente, todo en vano. Pero ella me entendía, lo sé. Parecía que sabía lo que quería decir aun cuando solo lo pensaba.

– ¿porqué?
– No la toqués
– ¿porqué?
– nunca pensé que algo podría pasarte, fue sin querer
– ocuparé su lugar
– ¡¡¡DEJALA EN PAZ!!!
– un cuerpo por otro cuerpo
– ¡no la toqués! ¡no la toqués!…

Yo lloraba. Ella se subió a la cama, susurraba y maldecía. Se acercó a la nena y justo cuando iba a agarrarla, la nena lloró. La cosa esa saltó hacia la pared, se retorcía y buscaba donde esconderse. Yo caí de rodillas en el piso y de alguna manera llegué hasta a la cama. Tomé a la nena, la abracé fuerte y no se si rezaba, si le decía que la iba a cuidar, si pedía ayuda, si le gritaba a eso que se fuera y nos dejara en paz, si hacía todas al mismo tiempo.

Mi corazón casi estallaba, respiraba como si había corrido una maratón. Lloraba y le cantaba algo que no recuerdo a la nena para que se calmara. Le besé la frente y, entonces, una mano tocó mi hombro. ¡mierda!, exclamé.

Papá, ¿podemos salir con la bici un rato?

Mi hijo quería jugar con sus primos. “perate, ya salgo“, respondí. Él, fue por la bicicleta; yo, me levaté de la cama con aquella sensación de no saber si estaba despierto o dormido. Si acababa de salir de unapesadilla o si acababa de entrar a un sueño diferente. No se que sucedió. No se si sucedió. No se porque quiero escribir este post. No se siquiera si escribí este post.

Anuncios

Tentación

18/01/2012 § 2 comentarios

"amén!"

Dosis Diarias

Ceder el asiento en el bus

02/12/2011 § 8 comentarios

Venia del trabajo un día viernes aun resignado porque trabajaría todo el fin de semana, cansado del desvelo de la noche anterior y simplemente irritado cuando me subí a la coaster que me llevaría a la casa. Todo normal hasta ahí.
Pero resulta que aun en el Parque Infantil estábamos cuando subió una señora embarazada (ya entrada en el proceso o iba a tener quintillizos pero era súper obvio su estado de gravidez). El cobrador hizo el comentario pidiendo que algún caballero le cediera el asiento a esta persona cuando de repente la pareja que estaba sentada frente a mi se levantó. Un tipo a la par mía casi se aventó empujándonos a todos para, según yo, darle el asiento a esta chera… pero no, el muy maje jaló a la novia impidiéndonos el paso a todos y se sentaron a amontonarse así nada más.
Los que íbamos ahí nos miramos pues le hicimos espacio a la embarazada para que se sentara y este se aprovechó para meterse con su mujer.
Mi sentido ético se sintió lastimado y aunque mi espíritu humanitario y mi fe santa, católica, apostólica y romana a huevos me impide desearle el mal al prójimo debo decir algo: que cabrones estos que no pudieron darle un asiento a una mujer embarazada!!!
Estaré chapado a la antigua o como quieran pero me calentó horrible y me dió una gran cólera! Puta pienso en el riesgo per se incluido en esa etapa; imagino a mi mamá en sus embarazos, a mi hermana y mis cuñadas, a la mamá de mi hijo haciendo maniobras para que no la aplasten y que estos san vergones la dejasen sin asiento como que mucho me agrada la idea vea.
Así es que, con su permiso, espero que a esos HDLGMP necesiten alguna vez asiento con sus hijos o embarazos, que se hagan los dormidos frente a ellos y les den calambres en las patas…
Ok, no. No soy quien para decir todo eso, solo espero de verdad no escupir para arriba y mi Gabo aprenda normas mínimas de cortesía y civismo para no hacer cosas como esta.

Y ya. Ya me desahogué y sudé calentura ajena. Me permito tomar mis sacrosantos alimentos y no cenar empurrado enojado.

true love waits

31/08/2011 § 1 comentario

En otra etapa

31/07/2011 § 5 comentarios

En otra etapa de mi vida estaría escribiendo que mataría porque estuvieras aquí conmigo, para robarte un abrazo con la excusa del frío y la neblina que envuelve la cabaña.

En otra etapa de mi vida te dedicaría el concierto de los grillos a esta hora y el canto de las ranas bajo el suave susurro de la lluvia de fondo.

En otra etapa de mi vida te enviaría un mensajito contándote cualquier tontera, solo para que supieras que estaba pesando en vos.

En otra etapa de mi vida confesaría que no he podido sacarte de mi mente, que no sabes cuanto de necio te extraño, que no se cuantas cosas cursis y así.

En otra etapa de mi vida te llamaría justo ahora, antes de dormir, para saludarte y descansar en paz.

En otra etapa de mi vida, en otra etapa de mi vida… pero ahora no.

No soy yo

19/07/2011 § Deja un comentario

No soy yo

cuando no estas

ni es mi piel

este cuero pesado

que me cubre los huesos.

Vos escribís mi historia

y habitas

este castillo de naipes

que es mi cuerpo.

Vos desatas

los nudos del tiempo

y me liberas la infancia

cuando apoyando

la cabeza

en la almohada

se suicidan mis sueños

Como frutos virulentos

caen

se parten

maduros por fuera

verdes por dentro

envejeciendo

sin ser

 

**

No soy yo

esa cáscara rota

que llora callada

en el reflejo vertical

que devuelve el espejo.

Vos que sabes descifrarme

y romper el misterio

con tus pies de barro

le pones alas a mis miedos

para poder espantarlos

Vos que me inventas

y yo me dejo

Aunque no exista prorroga

para el infierno

me quedo

porque

no soy yo

cuando no estas.

Lo encontré escrito en un viejo cuaderno.
No recuerdo de donde lo copié.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Random/Post-Relleno en Alter Ego!.

A %d blogueros les gusta esto: